h1

Unas Sexualidades Otras

2007/08/05

La última jornada del curso de verano “Unas sexualidades otras: repensar la diversidad sexual”, de la Universidad Autónoma de Madrid, se centró en las “Intersecciones. Minorías dentro de la minoría.”

Entre las ponencias y el debate, surgieron bastantes cosas interesantes sobre las que reflexionar. Recojo aquí algunas de las que más me estimularon:

  • ¿Las prácticas sexuales no normativas/transgresoras constituyen actos políticos en sí mismas?
  • ¿La situación de exclusión y opresión de un sujeto individual o colectivo garantiza la verdad de su discurso?
  • Santiago Esteso analiza el papel que juega la sexualidad como elemento constitutivo de la nación, basándose en las producciones literarias en torno a figuras como la de Ceferino Namuncurá, hijo del último jefe araucano antes de la conquista de la Patagonia y del exterminio inclusión de las poblaciones indígenas en el nuevo estado de Argentina.
  • Carmen Romero planteó algunas preguntas y cuestiones en torno al concepto de diásporas queer. Más que de migraciones sexuales (en donde las prácticas sexuales no normativas se convierten en el motor de la migración), las diásporas queer remiten a la búsqueda de espacios habitables, búsqueda creativa en la que “las identitades también circulan”. Pero, ¿qué ocurre cuando una persona migrante marcada por el eje étnico/nacional pretende incorporarse a la comunidad lgtb? [Esta manifestación concreta de la interseccionalidad es la que recoge y analiza el estudio recién publicado “Homosexualidad y mundo islámico“.]
  • Norma Mejía sembró la polémica con su visión biologicista de la transexualidad (sic.). Prefiero quedarme con una frase suya: “La exclusión que más me afecta es la edad.” Dicho por una mujer, trans, exprostituta, colombiana, lesbiana…

4 comentarios

  1. Recientemente he descubierto que existen comunidades de seduccion femenina, webs y foros donde los hombres intercambian técnicas (a veces empleando incluso la hipnosis) para manipular a las mujeres para tener sexo con ellas. Esto lo he descubierto por este artículo de David Almanza, psicólogo y experto en comunicación:

    http://seduccionycarisma.wordpress.com/

    A mi me parece realmente grave que hallan hombres que
    caigan en esa bajeza


  2. Moi Boas!

    Interesante resumen. Pero me ha dejado perplejo la primera cuestión planteada. Agradezco un artículo en el que se detalle más la cuestión de las prácticas sexuales transgresoras como acciones políticas. Con mi evidente tendencia monogámica heterosexual estoy verdaderamente satisfecho conmigo mismo pero me estoy convirtiendo en alguna especie de neofascista por ello…¿?¿? Cómo lo ves?

    Besos!


  3. Jeje.
    Pues esta idea la planteó el antropólogo Fernando Villaamil, en relación a una investigación sobre locales de sexo para hombres, pero, la verdad, no capté su argumentación/desarrollo (si es que lo hubo).
    Es una cuestión interesante, pero no lo tengo nada claro. ¿Sería lícito hacer depender la carga política de un acto sexual exclusivamente en la intencionalidad de los agentes? No sé, no sé, habrá que meditar algo más el tema…


  4. Reblogueó esto en Antropología para Todos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: