Archive for the ‘black feminism’ Category

h1

Black Feminism III. Angela Davis: Mujeres, raza y clase.

2007/02/12

Pues no, está claro que no es lo mismo ser una mujer blanca burguesa en el Boston del siglo XIX que una esclava negra en las plantaciones del sur de EEUU. Aunque parezca muy obvio, fue necesaria la aportación de activistas como Angela Davis para visibilizar el racismo y el clasismo del movimiento sufragista estadounidense (sí, el mismo que nace totalmente unido al abolicionismo) y para recuperar las voces de las mujeres negras, silenciadas en la propia labor de reconstrucción genealógica del feminismo.

Esta obra, Mujeres, raza y clase, se publicó por primera vez en 1981 y, aunque no usa en ningún momento el término, supone uno de los primeros análisis sobre la interseccionalidad de los ejes de opresión. Es, además, una de las principales aportaciones al black feminism, junto con el manifiesto del Combahee River Collective o las obras de bell hooks, Audre Lorde o Barbara Smith.

Anuncios
h1

Black Feminism II. Sojourner Truth: “¿Acaso no soy una mujer?”

2006/12/15

Si pretendiésemos hacer un repaso cronológico de las revisiones y críticas que las mujeres negras han aportado al feminismo, habría que retroceder a la primera mitad del siglo XIX en Estados Unidos.

Estamos en pleno auge de los movimientos abolicionista y sufragista. De hecho, la reivindicación de los derechos de las mujeres surge, precisamente, a raiz del compromiso que numerosas mujeres blancas de clase media adquieren con la lucha anti-esclavista. En este movimiento descubrieron, además de cómo organizarse políticamente, que para luchar por la emancipación de las personas negras tenían que defender sus derechos como mujeres.

Pero… en la declaración de Seneca Falls  no participó ni una sola mujer negra, como tampoco ninguna trabajadora del reciente sistema fabril.

En 1851 Sojourner Truth puso de manifiesto la especifidad de la dominación vivida por las mujeres negras (sexismo, racismo y clasismo) a través de su célebre discurso pronunciado en la convención de mujeres de Ohio.

“(…) a mí nunca me ha ayudado nadie a subir a las carretas o a saltar los charcos de lodo o me ha cedido el mejor puesto y ¿acaso no soy una mujer? ¡Miren mis brazos! He arado y sembrado y trabajado en los establos, y ningún hombre lo hizo nunca mejor que yo y ¿acaso no soy una mujer?(…)”

Sojourner Truth era la únima mujer negra asistente a la convención. Según recoge Angela Davis en Mujeres, raza y clase (Akal, 2004 [1981], p. 70) “en aquellos tiempos había muy pocas mujeres {blancas, tenemos que suponer} que se atrevieran a hablar en las reuniones.”

h1

Black Feminism I. Audre Lorde: “las mujeres redefinen la diferencia”

2006/12/07

“Estar juntas las mujeres no era suficiente, éramos distintas. Estar juntas las mujeres gay no era suficiente, éramos distintas. Estar juntas las mujeres negras no era suficiente, éramos distintas. Estar juntas las mujeres lesbianas negras no era suficiente, éramos distintas. Cada una de nosotras tenía sus propias necesidades y sus objetivos y alianzas muy diversas. La supervivencia nos advertía a algunas de nosotras que no nos podíamos permitir definirnos fácilmente, ni tampoco encerrarnos en una definición estrecha… Ha hecho fatla cierto tiempo para darnos cuenta de que nuestro lugar era precismanete la casa de la diferencia, más que la seguridad de una diferencia particular.”

Zami, a new spelling of my name (1982)

“Soy una feminista negra lesbiana guerrera poeta madre que hago mi trabajo.”

Sister/Outsider (1984)

El feminismo negro, al igual que el chicano, el poscolonial… supone un análisis altamente sofisticado surgido de las necesidades vitales de las mujeres que se sabían excluídas tanto del feminismo blanco, heterosexual, burgués como del movimiento negro, marcadamente heterosexista y patriarcal. Lejos de plantear un movimiento propio, estas autoras proponen un replanteamiento de las bases del feminismo e introducen uno de los conceptos “de moda” en las políticas y ciencias sociales: la Interseccionalidad de los ejes de opresión.

Todavía hoy es un reto pendiente asumir que todos los sujetos sociales podemos ocupar simultáneamente posiciones opresores y oprimidos y que los ejes de desigualdad respecto a la edad y el género y la ciudadanía y la raza y la clase y la orientación sexual… no son independientes unos de otros.

Tenemos que habitar orgullosas la casa de la diferencia.